La popularidad de las redes entre partidos y políticos se ha incrementado exponencialmente con el auge de líderes populistas como Trump, Bolsonaro o Salvini, los cuales se han valido de las redes sociales para reforzar e impulsar sus campañas.

Hasta hace relativamente poco, para llegar a las masas los partidos políticos tenían que conformarse o bien con los mítines o bien con salir en la televisión. Los titulares que generaran, entrevistas y los tiempos de los debates de televisión eran sus mayores oportunidades para conseguirlo. Los partidos un poco más afines a las nuevas tecnologías seguramente contaran con una web y con una lista de emails de simpatizantes. Eso era básicamente todo.

Las redes cambiaron todo. Tanto PP como PSOE, Ciudadanos o incluso PACMA, se unieron a Facebook y a Twitter en 2009. No es casualidad que coincidieran en este hecho. Por aquel entonces, Facebook estaba en plena expansión y Twitter estaba dejando de ser una herramienta exclusiva para periodistas y políticos para llegar al resto de los ciudadanos. En el viejo continente se daban cuenta del poder de las redes despues de la campaña de 2008 de Obama. Como dato, el SPD en Alemania o los Républicains en Francia se unieron también a Twitter a lo largo de 2009. Esta popularidad de las redes entre partidos y líderes políticos se ha incrementado exponencialmente con el auge de lideres populistas como TrumpBolsonaro o Salvini, los cuales se han valido de las redes sociales para reforzar e impulsar sus campañas.

Los políticos pueden hoy en día generar su propio contenido prácticamente los 7 días de la semana, 24 horas al día si es necesario, para captar y cautivar a distintas audiencias. Esta exposición tan brutal a los electores crea una conexión que antes no existía con los políticos. Ahora, puedes recibir noticias en WhatsApp a ese partido que te hace tilín, compartir el último post en Facebook o mandar por mensaje privado a tus amigos la ultima foto que han subido en Instagram (aunque bueno, esto no creo que lo haga nadie). Los líderes de los partidos también se sirven de las redes sociales para crear conexiones más profundas.

El asesor de comunicación y consultor político Antoni Gutierrez Rubi, define este fenómeno como la “tecnopolítica”. ¿Y qué es esto? Es una manera de hacer política a través de las nuevas tecnologías, usando su potencial para el activismo, para la comunicación y para la organización. Es aprovechar la sociedad conectada para realizar política.

¡Y vaya si se hace política en las redes!

Los partidos y sus redes sociales

No tengo ni idea de qué ocurrirá el próximo 28 de Abril de 2019 en las Elecciones Generales pero si algo es seguro es que las redes sociales tienen un papel fundamental en ellas.

Podemos lidera en números totales con más de 2,7 millones de seguidores en todas sus redes. El partido de Pablo Iglesias es especialmente fuerte en Twitter, donde acumula más de 1,3 millones de seguidores — casi el doble que PSOE y PP. En Facebook tienen la suerte de tener la atención de mas de 1,2 millones de personas.

El segundo partido en numero de seguidores (¡esto seguro que no os lo esperabais!) es PACMAEl Partido Animalista tiene la segunda comunidad mas grande en Facebook, con más de 628,000 fans y también la segunda en Instagram con 165,000 seguidores. Con todas las redes juntas, el partido suma mas de 1,032,000 seguidores. Lamentablemente el interés que causan en las redes no le da representación en el Parlamento.

Partido Popular, PSOE y Ciudadanos tienen comunidades de tamaño similar, aunque cabe destacar que Ciudadanos saca ventaja a los dos primeros en Instagram y Youtube, donde la audiencia es mas joven. Es hasta cierto punto normal que a PSOE y PP les cueste crecer en redes donde la demografía es mas joven, dado que una gran parte de su electorado está fuera del rango 18–35. No obstante, personalmente creo que la demografía cambia constantemente: a medida que Youtube e Instagram se expanden, también alcanzan a otros grupos de edad. Mi madre que tiene 67 años, por ejemplo, antes solo usaba Facebook y ahora ve muchos vídeos en Youtube y tiene una cuenta de Instagram.

Como se puede apreciar, VOX, a pesar de ser el último en número de seguidores totales, 1) no esta lejos de PP, PSOE o C’s y 2) tiene las comunidades mas grandes en Instagram y Youtube. Volviendo al tema de la demografía, como hemos dicho, esas dos redes tienen un perfil mas joven, cosa que contrasta con la edad media del votante de VOX, que son 55 años.